Das nächste Jahrhundert wird das Jahrhundert des Wassers

Por Lourdes Silva, Fernando Godoy y Pol Villasuso

Cápsula del tiempo

El Próximo Siglo será el Siglo del Agua (Das Nächste Jahrhundert Wird Das Jahrhundert Des Wassers) es una ruina arqueológica sonora submarina, creada para habitar el fondo marino del puerto de Rostock y para ser colonizada por los habitantes de las profundidades. En su interior contiene un mensaje para la humanidad del futuro, una colección de entrevistas, mensajes, paisajes sonoros y capturas de ondas de radio, una captura del presente para ser escuchada dentro de 100 años. El objeto fue apoyado por el club de arqueología subacuática local – Gasellschaft fur Schiffsarchaologie eV quienes se encargaran de preservarlo y llevarlo a un lugar secreto en el fondo del mar, allí tomaran sus coordenadas GPS para registrarlas en una base de datos estatal alemana , indicando que debe ser excavado y abierto dentro de 100 años.

The Next Century will be the Aglo Century (Das Nächste Jahrhundert Wird Das Jahrhundert Des Wassers) is an underwater sonar archaeological ruin, created to inhabit the seabed of the port of Rostock and be colonized by the inhabitants of the deep. Inside it contains a message for the humanity of the future, a collection of interviews, messages, sound passages and captures of radio deeds, a capture of the present to be heard in 100 years.

ROSTOCK Fondo del mar

No Description

Área secreta

Durante algunos días de los meses de abril y mayo estuvimos realizando entrevistas en una ciudad portuaria ubicada al norte de Alemania, con el fin de construir un artefacto arqueológico, a partir de recolectar distintas visiones sobre el futuro. Por aquellos días buscamos personas que quisieran compartir sus relatos y la relación de estos con la ciudad, así como también con los cambios que se están sucediendo en ella. Asimismo, les solicitamos que nos contaran un deseo vinculado al lugar donde habitan, una proyección ficcional de como les gustaría imaginar el futuro. Por último, les proponíamos que dejaran un mensaje para ser escuchado en los próximos 100 años: la cápsula será conservada en un territorio arqueológico submarino y secreto cercano a Schnatermann.

Secret area

During a few days in the months of April and May we were conducting a series of interviews in the port city of Rostock in northern Germany in order to build an archaeological sound ruin based on different visions of the future. In those days we were looking for people who wanted to share their stories and their relationship with the city, as well as with the changes that are happening in it. Likewise, we asked them to tell us a wish linked to the place where they live. Finally, we proposed that they leave a message for the future: the capsule will be preserved in a secret underwater archaeological site near Schnatermann, a spa that we visited for a weekend and that offered us the first image of the arch of the bay – similar to Montevideo-, as well as the geometry of the edge from which to observe the apparently still machinic horizon

Espejo curvo

La cápsula es una bola plateada construida en cemento durante 20 horas, el diseño de la pieza fue conceptualizada desde un punto de vista geológico, arqueológico, sonoro y poético. De forma similar a las capas tectónicas de zonas sísmicas de la costa chilena, donde el tiempo es condensado de forma estratificada en un suelo que emerge como cordon montañoso o falla geológica, la esfera de cemento, en parte por su diseño y en parte por azar, resultó un objeto conformado de capas que remiten a la geología terrestre, pero condensando solo un instante de tiempo en vez de una amplitud temporal, con una fotografía acústica en su interior como mensaje al futuro desde un momento y lugar particular.

Esta esfera del tiempo tiene su doble distorsionado en la ciudad de Montevideo, donde se realizó la primera parte del proyecto. Allí, el monolito de cemento tuvo forma cubica y alojó un cassette con mensajes de pescadores, metalúrgicos, profesoras de remo, guardias, entre otres.

Bajo el nombre: “Me gustaría volver a ver el mar” esta primera cápsula de Montevideo fue trasladada y ubicada el 11 de noviembre de 2021. El sitio elegido para dejarla fue la Isla de las Ratas, lugar al que llegamos en bote y que se encuentra abandonado desde los años 50. La Isla, especie de referencia misteriosa, se nos presentó como el continente perfecto- imperfecto para albergar la cosa.

En Rostock esta sonda temporal funciona paradójicamente como un recuerdo del porvenir, ya que, además de contener la grabación de varias entrevistas, hemos amalgamado diversos paisajes sonoros de la ciudad, escuchas de radio de onda corta y comunicaciones de radio marítimas del puerto, con la finalidad de propiciar una atmósfera, una huella del presente para esas voces en el futuro.

Curved Mirror

The capsule is a silver ball built in cement for 20 hours, the design of the piece was conceptualized from a geological, archaeological, sound and poetic point of view. In a similar way to the tectonic layers of seismic zones of the Chilean coast, where time is condensed in a stratified way in a soil that emerges as a mountain range or geological fault, the cement sphere, partly by design and partly by chance , resulted in an object made up of layers that refer to terrestrial geology, but condensing only an instant of time instead of a temporal amplitude, with an acoustic photograph inside as a message to the future from a particular moment and place This sphere of time has its distorted double in the city of Montevideo, where the first part of the project was carried out. There, the cement monolith had a cubic shape and housed a cassette with messages from fishermen, metallurgists, rowing teachers, guards, among others.

Under the name: “I would like to see the sea again” the capsule was moved and located on November 11, 2021. The place chosen to leave it was the Isla de Ratas, a place we reached by boat and which has been abandoned since the 1950s. The Island, a kind of mysterious reference, was presented to us as the perfect-imperfect continent to house the thing.

This time probe works paradoxically as a memory of the future, since, in addition to containing the recording of various interviews, we have amalgamated various soundscapes of Rostock, listening to shortwave radio and FM, in order to provide an atmosphere for those voices in the future.

Historias para las profundidades

Las entrevistas fueron realizadas mayormente en alemán, lo cual supuso, no entender con claridad y de forma directa lo que los entrevistados comunicaban. De traducción en traducción, la decodificación no fue fácil, pero logramos hacer foco, desatar- ligeramente- el nudo.

La mayoría de las personas entrevistadas se hospedaban en el barco Likedeeler, gigante azulado en el cual hemos vivido durante 13 días y que cuenta con una sala de reuniones, un salón de baile, una sala para talleres y varios lugares que aun desconocemos.

El primer día realizamos una pequeña recorrida -siempre aparecerá algo nuevo-: una serie de fotografías de los años 80′ y 90′ donde se ve un Likedeeler repleto de niños jugando, una habitación que se parece a otra pero es nueva, un objeto, alguna historia. Según nos han contado el barco es utilizado especialmente por niñxs, se dictan talleres de forma gratuita, pareciera que la vocación está en compartir con los niñxs y jóvenes las artes del mar. En este contexto surgió la idea de incluir a niñxs locales en el proceso de construcción de la ruina sonora, ya que imaginamos que la voz y mensaje que los niñxs podrían aportar seria sin duda desde un lugar de compromiso y afectación mas directa, mensajes no solo mas liberados de las formalidades y estereotipos del mundo de los adultos sino que también como sujetos (o directamente sus hijxs) que serán los encargados de habitar ese mundo futuro en la escala temporal que propone el proyecto. Fue así que organizamos un taller para 11 niñxs con el fin de incluir su mensaje para la humanidad en la cápsula. Lo diseñamos en base a dos dinámicas, partiendo por invitarlos a imaginar como sería el fondo del mar dentro de cien años, a partir de dibujos, para luego pedirles que escribieran un mensaje para ser escuchado dentro de cien años, mensaje que posteriormente fuimos grabando en audio uno a uno.

Stories for the deep

The interviews were conducted mostly in German, which meant that what the interviewees communicated was not clearly and directly understood. From translation to translation, the decoding was not easy, but we managed to focus, untie – slightly – the knot. Most of the people interviewed were staying on the Likedeeler ship, a blue giant in which we have lived for 13 days and which has a meeting room, a ballroom, a room for workshops and several places that we still do not know.

The first day we made a small tour -something new will always appear-: a series of photographs from the 80’s and 90’s where you can see a Likedeeler full of children playing, a room that looks like another but is new, an object, some story According to what we have been told, the boat is used especially by children, workshops are given for free, it seems that the vocation is to share the arts of the sea with children and young people. In this context, the idea arose of including local children in the construction process of the sound ruin, since we imagine that the voice and message that the children could contribute would undoubtedly be from a place of commitment and more direct affectation, messages not only more freed from the formalities and stereotypes of the world of adults but also as subjects (or directly their children) who will be in charge of inhabiting that future world on the time scale proposed by the project. That is how we organized a workshop for 11 children in order to include their message for humanity in the capsule. We designed it based on two dynamics, starting by inviting them to imagine what the bottom of the sea would be like in a hundred years, based on drawings, and then asking them to write a message to be heard in a hundred years, a message that we later recorded on audio one by one.

Dibujando en el agua

El azar hizo que justo en frente de donde esta instalado el Linkedeele se ubicara el club de arqueología submarina de Rostock. Ya antes de comenzar la residencia Rene Rissland y Carsten Stabenow habían informado que había un arqueólogo marino cercano a la embarcación. Sin tener clara la relación con el barco este descubrimiento hizo que de inmediato intentaramos tomar contacto, muchas preguntas aparecían y una posible colaboración con el arqueólogo marino se abrían como un enorme potencial: ¿cómo es el fondo marino en el puerto de Rostock? ¿Cómo son los flujos y dinámicas del suelo en escalas temporales de 100 años? ¿quienes son los habitantes del fondo? ¿cómo es el trabajo arqueológico bajo el mar, la búsqueda y quedaron de ruinas sumergidas? Luego supimos que el club de buceo y arqueología submarina comenzó teniendo una finalidad deportiva.

Antes de llegar a Rostock la idea de lanzar un objeto al fondo del mar nos llevó a buscar referencias de ruinas sumergidas, descubriendo mundos fascinantes que van desde naufragios históricos hasta ciudades míticas, museos, esculturas o formaciones de gran escala de origen desconocido como el ” ovni sumergido del mar Báltico”, precisamente el mar donde nos encontramos?

Pasados ​​algunos días desde nuestra llegada al Linkedeele finalmente logramos coordinar un primer encuentro con el arqueólogo submarino, que se perforó por varias, allí nos mostraron materiales de las más horas diversas: dibujos realizados en el agua, imágenes satelitales, protocolos metodológicos, fotografías de naufragios , textos sobre descubrimientos. Nos contó también que en Rostock de 500 avisos por anomalías realizadas por pescadores, aviadores, 10 efectivamente son hallazgos y que los GPS no funcionan debajo del mar, por lo que, se llega hasta la superficie y allí se marca con una bola roja. Cuando Rene Rissland se contactó con el arqueólogo y le contó sobre el proyecto, su reacción fue de completo entusiasmo, al tal punto que desinteresadamente se involucró profundamente en el proceso, ofreciendo la cápsula para enterrarla en el fondo marino en un lugar utilizado por el club para preservar restos arqueológicos, e incluyendo el objeto-escultura dentro de recibir una base de datos geolocalizada que pertenece al gobierno alemán, lo cual asegura su tienen y posterior rescate y apertura dentro de 100 años. Además se ofreció hacerse cargo de realizar la placa exterior que llevaría la cápsula, donde aparece el nombre y la fecha en la que debe ser abierta:

Das nächste Jahrhundert wird das Jahrhundert des Wassers

Öffnet diese Zeitkapsel am 11. Mai 2122.

Por otro lado, acordamos realizar dos desembarcos de la bola plateada: el primero consistió en un rito de entrega que nos propuso el arqueólogo, donde él se iba a sumergir con la cápsula a modo de bautismo. Y para el segundo, donde nosotros ya no estaríamos en Rostock, donde la bola de cemento sería llevada al fondo en el contexto de un evento especial del club de arqueólogos submarinos, para descender en un área secreta, también denominada: colección submarina. Nos garantizan así conservarla por 100 años, algo extraño y paradojal, para un artefacto que se piensa errático y en algún punto, anónimo.

El día del hundimiento definitivo, realizaran una ceremonia en el pueblo.

Draw in the water

An underwater archaeologist by name: he is very interested in participating in the project. Together with other colleagues, he runs a diving club in Rostock, which, although it began with a sporting purpose, the interest in the mysteries of the seabed and the investigation of scientific objectivity, made the club become a reference in archeology. submarine refers.

We established a first meeting with him that lasted a few hours, there he showed us the most diverse materials: drawings made in the water, satellite images, methodological protocols, photographs of shipwrecks, texts about discoveries. He also told us that in Rostock, out of 500 reports of anomalies made by fishermen and aviators, 10 are indeed discoveries and that the GPS does not work under the sea, so it reaches the surface and there it is marked with a red ball. We managed to get the club to “be part” of this device for community use, they propose us to make the exterior plate that will carry the capsule, there appears its name and the date on which it must be opened:

Das nächste Jahrhundert wird das Jahrhundert des Wassers/ Öffnet diese Zeitkapsel am 11. Mai 2122.

On the other hand, we agreed to make two landings of the silver ball: the first consists of a delivery rite proposed by the archaeologist, where he immerses himself with the capsule as a baptism. For the second we will no longer be there, the cement ball will remain in the custody of the underwater archaeologists club and they will launch it one day in July in the secret area, also called: underwater collection. They guarantee us to keep it for 100 years, something strange and paradoxical, for an artifact that is thought to be erratic and at some point, anonymous.

On the day of the final sinking, they will perform a ceremony in the town.

Hacer secreto

En la escollera de Rostock las rocas tienen huecos para que las personas dejen recuerdos en forma de flores, cartas, velas, joyas, etc, es inquietante ver la perfección de los círculos en la irregularidad de las distintas piedras negras, basalticas y brillantes. En las costas de Schnatermann nos encontramos con un hombre que caminaba alrededor de dos kilómetros por el río Warnow con un traje térmico, según nos contó se dirige semanalmente hacía un barco hundido, cuya forma es semejante a la de un ala, allí ha dejado un tupper con una serie de textos, objetos y dibujos, según entendemos lo utiliza como un diario, un diario que va a visitar y que supone atravesar un territorio. No puede ir por tierra, ya que no está permitido ingresar a ciertas zonas, pero nos ve salir de un agujero del alambrado: nosotros y él habíamos hecho el mismo recorrido por superficies distintas y ambos estábamos buscando algo y haciendo un secreto.

Pensamos que la idea del barco adentro de la botella, es una imagen arquetípica, de una oniria sugerente que rápidamente genera entusiasmo.

La cápsula que dejaremos en Rostock también es un agujero y un conjunto de tuppers, que organizados como una Matrioska, almacenan en su corazón y/o núcleo duro tres tarjetas de SDHC-Card con el registro sonoro de las conversaciones y capturas de paisaje y radio.

Make secret

On the Rostock breakwater, the rocks have holes for people to leave memories in the form of flowers, letters, candles, jewels, etc. It is disturbing to see the perfection of the circles in the irregularity of the different black, basaltic and shiny stones. On the shores of Schnatermann we met a man who was walking about two kilometers along the Warnow River in a thermal suit, according to what he told us, he goes weekly to a sunken ship, whose shape is similar to that of a wing, there he has left a tupper with a series of texts, objects and drawings, as we understand it, he uses it as a diary, a diary that he is going to visit and that involves crossing a territory. He cannot go by land, since it is not allowed to enter certain areas, but he sees us coming out of a hole in the fence: we and he had made the same journey through different surfaces and we were both looking for something and making a secret.

We think that the idea of ​​the ship inside the bottle is an archetypal image, of a suggestive dream that quickly generates enthusiasm.

The capsule that we will leave in Rostock is also a hole and a set of tupperware, which, organized like a Matryoshka, store three SDHC-Cards with the sound recording of the conversations in their heart and/or hard core.

Onda submarina

No sabemos que hay en las ondas de radio, necesitamos tener una antena, tampoco sabemos cuál es el sonido debajo del mar. El arqueólogo nos contó que el sonido en lo hondo puede llegar a ser absolutamente ensordecedor, porque allí se trasmite más rápido debido a la densidad del agua, de hecho, cuando pasan los grandes transatlanticos pareciera amplificarse. Por su parte, las ondas de radio se propagan de forma inmediata, a la velocidad de la luz y están en todos lados de forma invisible.

Al inicio de nuestra estadía en el barco, Felix uno de sus tripulantes, nos llevó a la torre de control y nos mostró cómo opera la radio y la comunicación marítima en el puerto de Rostock, utilizando el canal 73 hicimos una sesion de escucha, interceptando señales prohibidas.

Underwater wave

We don’t know what’s in the radio waves, we need to have an antenna, we also don’t know what the sound is under the sea. The archaeologist told us that the sound in the depths is absolutely deafening, because there it is transmitted faster due to the density of the water, in fact, when the great ocean liners pass it is amplified. On the other hand, radio waves propagate immediately, at the speed of light and are everywhere invisibly.

At the beginning of our stay on the ship, Felix, one of his crew members, took us to the control tower and showed us how the radio and maritime communication operates in the port of Rostock, using channel 73 we did a listening section, intercepting prohibited signs.

El nudo del tiempo

Un árbol aparece a la izquierda del camino principal de la ciudad balneario, es un árbol sorprendente a nivel fisonomico, sobresale por su complejidad formal , pareciera ser la conjunción de diversos árboles más pequeños torneados, siguiendo el movimiento del eje serpentinato.

El árbol es milenario según nos cuenta el chaman del lugar, con quien hicimos una recorrida identificando plantas medicinales. El árbol es una cápsula del tiempo, en el han vivido multiplicidad de especies, muchas de ellas ya extintas, lo tocamos: estamos en el problema. Comemos unas florecillas que crecen gracias a él, tienen sabor a ajo, otras plantas cercanas son buenas para calmar los dolores óseos, no hemos parado de caminar. Este árbol se despliega como un totem, pensamos en los  menhires, esos bloques de piedra monolíticos y prismáticos realizados en granito e hincados en el suelo y a los cuales Francesco Careri les asigna el inicio del pensamiento urbano. En este árbol está el inicio del bosque.

The knot of time

A tree appears to the left of the main path of the spa city, it is a surprising tree at the physiognomic level, it stands out for its formal complexity, it seems to be the conjunction of various smaller turned trees, following the movement of the serpentine axis.

The tree is ancient, according to what the local shaman tells us, with whom we made a tour identifying medicinal plants. The tree is a time capsule, in which a multiplicity of species have lived, many of them already extinct, we touch it: we are in trouble, we eat some flowers that grow thanks to it, they taste like garlic, other nearby plants are good for relieve bone pain This tree unfolds like a totem, we think of the menhirs, those monolithic and prismatic stone blocks made of granite or another type of rock and driven into the ground. They are generally very elongated and constitute a singular element of the landscape.

DasNächsteJahrhundertWirdDasJahrhundertDesWassers EXTRACTO by Expediciones

Stream DasNächsteJahrhundertWirdDasJahrhundertDesWassers EXTRACTO by Expediciones on desktop and mobile. Play over 265 million tracks for free on SoundCloud.

Proyecto: Fernando Godoy, Lourdes Silva, Pol Villasuso, Rene Rissland en coolaboración con equipo T.E

Fotografías: Carsten Stabenow, Fernando Godoy, Pol Villasuso, Rene Rissland, Lourdes Silva

Fotografias ovni del baltico: https://es.wikipedia.org/wiki/Anomal%C3%ADa_del_Mar_B%C3%A1ltico

Traducción de entrevistas: Anna- Maria Farsch y Rene Rissland

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *