ENCUENTRO DE ARTES EN TERRITORIO ESPECÍFICO es una reunión de artistas -fuera del cubo blanco- de prácticas en artes contemporáneas que gira en torno a la cuestión individual del post-humanismo, y la cuestión territorial de la post-industria y el neo-extractivismo; señalando los bordes silenciosos (internos y externos) del territorio de Montevideo como espacios radicales e inexplorados, en los que un conjunto de artistas latinoamericans junto a estudiantes y ciudadanas desarrollarán exploraciones y señalamientos teniendo como horizonte las ecologías oscuras, y el impacto de la colisión entre lo global y lo local en esta capital latinoamerica  + puerto_nodo metapolitano.
El encuentro se formula como una aventura creativa  de Expediciones,  Talleres y Diálogo  haciendo signos e intervenciones -en los intersticios del borde de la Bahía- por medios artísticos, por parte de agentes invitadas expertas en arte y territorio.
Esta experiencia trae a presencia una agenda artística de Crisis del Habitar y el Paisaje en la época del antropoceno, dando lugar a un conjunto de temas,  enunciados y reflexiones pertinentes y contingentes en una ambiente cultural que ilusoriamente se ha sentido lejos de los efectos del mundialismo y reticente a interpretar el post-humanismo, paisajismo post-industrial, crisis ecológica y sustentabilidad, en su propia coyuntura y territorio.

 

FUNDAMENTOS (Razón y pertinencia del proyecto)
Señalamos la necesidad de dar lugar a un conjunto de prácticas artísticas que giran en torno a la cuestión contemporánea de la relación entre nosotros (máquinas blandas), el territorio latinoamericano (un enorme andamiaje operacional de máquinas deseantes); y como un espectro sobre todo ello, máquinas electromagnéticas, químicas, transgenéticas y metálicas acoplándose a todas las escalas y todos los niveles.
El presente escenario planteado es la necesidad de producción de imágenes que crea el arte, sobre los factores que han modificado la ontología completa desde lo humano y lo natural, hacia un continente híbrido que funciona como un sistema integrado de prótesis y mutaciones en red al servicio del neoextractivismo;  operación monitorizada por bots financieros en DCE (China) y CBOT (Estados Unidos)..
Observamos en la Bahía de Montevideo el caso para pensar, desde aquí, las tensiones contingentes de la ciudad-máquina-puerto local como parte de un entramado planetario.
La máquina-ciudad concebida como una unidad monolítica, mecanismo de relojería con viejas tensiones entre centro y periferia, de pronto se muestra como una proposición frágil, unidad existencial que debe ser repensada en un sistema planetario de gobernanza y prótesis de acoplamiento, explotación, distribución lineal y mutación continua.
El puerto máquina da la espaldas a la vida local en tanto que apéndice subordinado del verdadero aparato de escala global. La ciudad ya no va más como axis mundis, centro del habitar humano.
La BAHÍA MECÁNICA obedece a la factoría planetaria, cajanegrizandose de la ciudad de Montevideo, rompiendo su vínculo con el territorio común, y anulándose a nuestra percepción.
Desde este hecho -registro sudamericano y contingente de los profundos cambios ontológicos y geológicos que operan sobre el territorio y el status quo de los individuos- urgimos la observación deconstructiva que es el admitir la ciudad-máquina-puerto como zona incierta, liminal, transitoria, desplazada con cada cambio de posición que asuma en las arenas movedizas de la sobrecarga adversa que es el mundo globalizado.
Buscamos  salir al encuentro de los signos, las imágenes, el rumor de la costra industrial de Montevideo que en su incitación empujen desde adentro lo que deba ser puesto en escena y hacerlo resonar.
Haremos una tentativa de observar el lugar, abrir entradas y salidas diversas. Cartografiaremos por medios performáticos, instalativos, sonoros y audiovisuales este espacio contingente para hacer vacilar sus lindes y también sus propósitos, llevándonos quizás a  detectar cual es nuestra posición como habitantes de un lugar intersectado y en colisión.

 

Montevideo se presenta en una tradición político – cultural singular en el contexto sudamericano, como referente de civilidad y fuente de ideas y reflexiones que se exponen como ejemplos a seguir para las demás capitales. Es desde esta posición en el entramado macroregional la pertinencia de constituir este encuentro como  convergencia de  prácticas de pensamiento artístico que señalan la posibilidad de un camino estético que interrogue al antropoceno en nuestro territorio específico sudamerica